El Estrés

El Estrés

Estres-1

Es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, a pesar de lo cual hoy en día se confunde con algunas patologías. Esta confusión se debe a que este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.

CUAL ES EL ORIGEN DEL ESTRÉS Y EN QUÉ NOS AFECTA

El origen del estrés se encuentra en el cerebro, que es el responsable de reconocer y responder de distintas formas a nuestros estímulos. Cada vez son más numerosos los estudios que corroboran el papel que juega el estrés en el aprendizaje, la memoria y la toma de decisiones.

Un estudio de la Universidad de California demostró que un estrés fuerte durante un corto período de tiempo, por ejemplo, durante la espera previa a la cirugía de un ser querido, es suficiente para destruir varias de las conexiones entre neuronas en zonas específicas del cerebro. Esto es, un estrés agudo puede cambiar la anatomía cerebral en pocas horas.

El origen del estrés son los eventos externos, no necesariamente deben ser muy notorios o intensos, si no que pueden “acumularse” en sus efectos hasta que llegamos al límite. La manera en que interpretamos y pensamos acerca de lo que nos ocurre afecta a nuestra perspectiva y experiencia. De manera que con frecuencia es nuestra interpretación lo que genera una reacción negativa de, más que el evento o situación a la que nos enfrentamos.

El estrés no afecta a todo mundo de la misma manera. A veces provoca dolor psicosomático y puedes experimentar dolor abdominal, dolores de cabeza y dolores o tensión muscular, taquicardias, mareos y temblores.

Si sufres puedes tener dificultad para concentrarse, sentirse cansado, perder los estribos con mayor frecuencia.

También puede causar problemas sexuales e igualmente puede ocasionar problemas para conciliar el sueño o quedarse dormido y pesadillas.

FORMAS DE COMBATIR EL ESTRÉS

Mantén una dieta saludable. Evita la auto medicación y el abuso de cafeína, o alcohol. Come con moderación y sano.

Haz ejercicio. El ejercicio no sólo nos ayuda a liberar estrés, también hará que nos sintamos mejor.

Marcarte prioridades. Organiza tus próximos pasos según prioridades, debes de conocer qué es lo importante de tu vida, que te gustaría hacer, y priorizar las cosas importantes.

Mantener expectativas realistas. Esperar demasiado de uno mismo o de los demás, exigir perfección, o ser inflexible con las prioridades, puede generar mucha frustración.

Descansa. En ocasiones nos produce estrés el descansar mal, y este estrés provoca a su vez que descansemos mal. Procura descansar.

Busca Apoyo y habla sobre cómo te sientes. Cuando necesites ayuda y te sientas mal, lo mejor es sentir el apoyo de tu entorno, preferiblemente de las personas que te aprecian.

No te desquites contigo mismo. tratarte bien y busca la ayuda o el apoyo que necesitas para lidiar con la situación que estás atravesando, pero no te eches la culpa de las cosas malas que te ocurran, y no dejes que las de tu alrededor te afecten negativamente.

Se positivo. La mayor parte del estrés es temporal. El estrés puede desaparecer, generalmente cuando te das cuenta del problema y comienzas a tomar medidas para resolver lo que te preocupa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *